No hay nada mayor que una Mitzvá. No hay nada más poderoso que la Torá. Cuando estás ocupado en estas cosas, todo el mundo se vuelve tu sirviente, listo para ser el escenario de tus acciones.

El Exilio comienza cuando crees que el mundo es un lugar grande y tu eres su pequeño prisionero.

Etiquetas:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

7 + ocho =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.