El hogar debería ser percibido como un microcosmos del universo.

La armonía que permea la casa y la familia se extiende más allá, fomentando armonía entre familias, comunidades y, últimamente, las naciones del mundo. Ante la ausencia de armonía en la propia familia, podemos difícilmente esperar armonía entre extraños.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

10 + 2 =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.