Nuestro trabajo no es tener fe. Ya tenemos fe, la queramos o no. Viene con nuestra sangre desde nuestros ancestros, que dieron su vida por ella.

Nuestro trabajo es transportar esa elevada visión que les dio su fe hacia nuestras mentes, nuestra personalidad, nuestro mundo, nuestras acciones en la vida cotidiana. Hacerla parte nuestro y de nuestro mundo.

Etiquetas:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

3 × dos =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.