El otro día escuché una idea muy interesante sobre Rosh HaShaná: decimos que Rosh HaShaná es el "cumpleaños del Hombre" porque, en realidad, en lugar de celebrar el primer día de la creación, celebramos el sexto, cuando Di-s creó al Hombre. Es decir, la humanidad entera cumple, en éste año nuevo, 5770 años.

Entonces, surge que no sólo el pueblo judío "cumple años" o celebra una fiesta, sino que todos los seres humanos del mundo pueden reclamar el "derecho a festejar" este evento.

Sin embargo, en la Torá, la idea de Rosh HaShaná aparece dada al pueblo judío, como si fuese una fiesta que sólo nosotros debemos festejar, mientras que el resto de la humanidad no. ¿Por qué?

Cada criatura que Di-s creó tiene una misión particular, como dicen nuestros sabios, que Di-s no creó ninguna cosa en vano. Desde el mosquito, que el Talmud considera el peor de los animales, ya que sólo toma para sí (sangre) y no da nada, pasando por las piedras, las plantas y los demás animales, llegando hasta todos los seres humanos, tienen una razón de ser en el plan maestro de Di-s. ¡Y la prueba más simple es que existen!

El pueblo judío, como parte de la creación, tiene una misión especial, que la Torá define con las palabras "hacer de éste mundo inferior una morada para Di-s"; a través de la utilización del universo entero para servir a Di-s, elevamos el mundo y hacemos del mismo un lugar apto para que el Rey de todos los reyes, el Santo, bendito sea, resida.

Y parte de ésta misión es la de celebrar Rosh HaShaná, que consiste, básicamente, en la coronación de Di-s como Rey del universo. En otras palabras, es la renovación del contrato por un año más, una nueva oportunidad para cumplir nuestra misión, que comienza con la aceptación de que Di-s es quien la define. Pero que sea dada (al mundo todo) esa nueva oportunidad depende del pueblo judío, por eso sólo aparece en Torá como Mitzvá para el pueblo judío.

Siendo así, la idea de que "toda la humanidad cumple años" puede ser entendida de dos maneras:

1) es una forma de evadir responsabilidades, es decir, tratar de delegar a otros pueblos o al menos compartir la responsabilidad que Di-s asignó al pueblo judío..., después de todo todos cumplimos años...

2) es una forma de asumir al máximo la responsabilidad que Di-s nos asignó, siendo conscientes de que todos los pueblos del mundo están esperando que el domingo al mediodía, en todas las sinagogas del mundo, el pueblo judío produzca el sonido del Shofar, que corone a Di-s como ēnico Rey del universo y dé a todos un año más, dulce y bueno.

¿Cuál de las dos maneras es la tuya?

Que sean inscriptos y sellados para bien, para un año dulce y bueno,

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

dieciseis − tres =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.