La Torá nos dice en Vaikrá 18:3 "sus reglas no seguirás", refiriéndose a las leyes bajo las cuales vivían los pueblos que habitaban la tierra de Cnaán, antes de transformarse ésta en la Tierra de Israel.

Nuestros sabios aprenden de ese versículo que hay una prohibición de seguir las leyes y costumbres de los pueblos no judíos. Por ejemplo, está prohibido para un judío vestir ropas que sean específicas de alguna práctica idólatra.

El hecho de llevar flores a un cementerio, según algunas opiniones, es parte de esta prohibición. Es decir, el hecho de que los no judíos acostumbran a llevar flores al cementerio al visitar a sus muertos, torna esa costumbre prohibida para los judíos.

En lugar de eso, se acostumbra a colocar una piedra sobre la lápida, con la mano izquierda, simbolizando que uno lo hace a desgano, a contramano. La idea de la piedra es que es algo a través de lo cual el fallecido sabe que fue visitado.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

once + doce =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.