Adam pasó las puertas del Eden, su cabeza baja, sus pies pesados, lleno de remordimiento y dolor.

Entonces paró, giró hacia atrás y exclamó, "¡Un momento! ¡Tu tenías todo esto planeado! ¡Tu pusiste ese fruto sabiendo que yo iba a comerlo! ¡Esto es un complot!"

No hubo respuesta.

Sin el fracaso, el Hombre nunca alcanzaría realmente las profundidades de su alma. Solo después del fracaso es que puede retornar y alcanzar alturas sin límite. Más allá del Eden.

Etiquetas:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

dieciseis − 9 =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.