En el rezo de la mañana, fuego consume fuego.

En nuestro estado natural, ardemos con ansiedad, las ansiedades de la supervivencia en un mundo hostil. Cuando meditamos y rezamos, avivamos un fuego de amor por aquello que trasciende el mundo. Un fuego traga al otro y nos libera.

Liberados del temor, no enfrentamos el mundo como esclavos, sino como señores.

Etiquetas:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

17 − nueve =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.