Va a venir un tiempo, muy pronto, cuando veremos milagros tan grandes, que harán que las Diez Plagas y la Apertura del Mar parezcan ordinaria naturaleza.

Tan grandes, que ninguna mente podrá contenerlos; tan poderosos, que transformarán la estructura misma de nuestro mundo, elevándolo de manera tal que las maravillas del Exodo nunca lo hicieron.

Porque entonces, nuestros ojos estarán abiertos y se les dará la capacidad de ver el mayor de los milagros: aquellos que nos ocurren ahora, bajo nuestras propias narices, cada día.

Etiquetas:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

2 + 17 =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.