La vida no cuenta historias. La gente lo hace.

La vida sólo proporciona materiales crudos. Suficientemente crudos como para que nosotros miremos hacia atrás y construyamos al menos dos versiones de nuestra propia biografía: 1) una prisión, 2) un palacio.

Esta es la mayor bondad que el Maestro de la Vida nos ha dado: El puso su propia pluma en nuestras manos, de manera que disfrutemos de la dignidad de un palacio construido según nuestro propio diseño.

Etiquetas:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

2 + cinco =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.