El Shabat anterior a la fiesta de Purim, en la lectura de la Torá se agrega un párrafo que contiene dos de las Mitzvot de la Torá: la de recordar la maldad de Amalek y la de erradicarla de la faz de la tierra.

La relación con Purim es sencilla, ya que Hamán, el malvado ministro del imperio Persa que intentó destruir al pueblo judío, era descendiente de Amalek.

Hoy en día no sabemos quién es descendiente de Amalek, lo que daría la impresión de que la Mitzvá de eliminar a Amalek no se aplica más. Sin embargo, la voluntad de Di-s (es decir, las Mitzvot) es eterna e inmutable, por lo que existe esta Mitzvá también hoy.

Cuando uno analiza y estudia el lenguaje hebreo, rápidamente ve que es un lenguaje Divino. A diferencia de los otros lenguajes que son solamente un común acuerdo entre las personas sobre cómo denominar a determinados objetos y/o situaciones, el hebreo es un lenguaje creado por Di-s.

Cada letra corresponde con un número y, diferentes palabras que suman la misma cantidad (al sumar las letras que las componen), tienen una relación entre ellas. Esto se llama Guematriá. La palabra Amalek suma 240. La palabra Safek (duda) suma 240.

De aquí aprendemos la aplicación práctica de la Miztvá de eliminar a Amalek: Amalek es la fuerza dentro de cada persona que genera dudas sobre la existencia de Di-s, la veracidad de la Torá Escrita y la Oral, la fe en los Sabios, etc.

Así como Amalek atacó al pueblo judío antes de ingresar a la Tierra de Israel por primera vez, de la misma forma ataca al pueblo judío antes de ingresar a la Tierra de Israel con la Redención final y la venida de Mashíaj. Debemos prepararnos a través del estudio, la apertura mental, el respeto mutuo y el amor al prójimo para erradicar las dudas y recibir al Mashíaj ¡YA!.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

7 + 15 =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.