Cada teoría, cada idea humana, tiene sus limitaciones.

Ningún intelecto puede explicar aquello que es ilógico. Pero aún dentro del espectro de la lógica, cada idea está limitada a su asunto particular. Y dentro de ese asunto mismo, siempre va a haber resoluciones falsas y/o algún tipo de incompletitud.

Cada pensamiento de Torá, por el otro lado, es completo en sí mismo e infinito en todas sus aplicaciones. Un pensamiento de Torá es tan infinito como el Uno que la entregó.

Etiquetas:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

4 × cuatro =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.