El secreto de nuestra existencia es que somos un pueblo que habita solo" (Bamidbar 23:9), un pueblo que cree en un Di-s, guía su vida de acuerdo a una Torá, que es eterna e inmutable.

Nuestra independencia de pensamiento y conducta no es nuestra debilidad sino nuestra fuerza. Solamente así podemos realizar nuestra función como fue impuesta por el Creador, es decir, ser "un reinado de sacerdotes y una nación santa" (Shmot 19:6), y un mérito para toda la humanidad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

16 − cinco =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.