Debes decidir qué eres.

Si piensas que eres un ángel, prepárate para las desilusiones.

Si piensas que eres una bestia, puedes fácilmente deprimirte.

Es mejor saber que eres humano. Aléjate de las situaciones que no puedes manejar, y enfréntate al desastre cuando caes.

Eso es incluso superior a los ángeles.

Etiquetas:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

8 + 15 =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.