En realidad, no hay ninguna necesidad de cambiar el mundo, sólo de iluminarlo. Ya que cada cosa tiene su lugar, y en ese lugar está bien.

Hay sólo un problema: está oscuro. En la oscuridad, no hay forma de encontrar el lugar de cada cosa. No hay forma de saber qué pertenece al armario, listo para ser usado, y qué pertenece a la lavandería, esperando ser limpiado. Entonces, aquello que puede ser lavado y usado para el bien es despreciado como odioso, y aquello que es totalmente bueno es usado para el mal.

La Torá es luz: nos dice el lugar de cada cosa. Hazla brillar fuerte, y cura el mundo.

Etiquetas:

1 comentario en «Iluminación»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

15 − 1 =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.