Por Gracia de Di-s
1 de Iyar 5711
Brooklyn, N.Y.

Saludo y Bendición:

Esto es para confirmar su carta del 13 de Nisan, y agradecer sus buenos deseos para Pesaj. Confío que usted se inspiró y disfrutó de la festividad.
Pesaj nos introduce al tiempo soleado y cálido de la primavera. En la naturaleza, la primavera trae a la superficie las fuerzas naturales que estaban ocultas durante el invierno, y salen los brotes, que más adelante se convierten en frutas maduras.
Aplicando esta idea al elemento humano, puede haber un estado de invierno", de aparente falta de productividad en la vida de la persona. Pero ningún judío o judía deben considerarse, y ciertamente no deben ser considerados por otros, como habiendo terminado su utilidad, aún cuando haya transcurrido un largo tiempo sin frutos. Con el estímulo y la inspiración adecuadas, el estado de "invierno" puede fácilmente y repentinamente ser transformado en "primavera" y tiempo de florecer, lo que eventualmente se tornará en buenos frutos para Di-s y el hombre.
El significado de "primavera" en la vida judía esta sugerido en la festividad de Pesaj que acabamos de celebrar, tal como lo indica la Torá: "Estás saliendo (de Egipto) este día, en el mes de la primavera". Por doscientos diez años, los hijos de Israel vivieron en Egipto, en una esclavitud física y espiritual, estancados en las abominaciones de Egipto. No parecía que podría haber un resurgimiento de la vida Judía. Sin embargo, vino entonces el éxodo en mitad del Mes de la Primavera, y los hijos de Israel, estuvieron libres, tan libres que de hecho en un corto período de tiempo se convirtieron en merecedores de recibir la Torá, cenit y compleción del universo entero.
Con todos los buenos deseos.

(Firma)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

10 − 2 =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.