La sección de ésta semana, Vaigash (y se aproximó) es una continuación de la sección de la semana anterior, donde se relata el encuentro de Iosef con sus hermano, quienes, casi cuarenta años antes lo habían vendido como esclavo. Cerca del punto culminante de la revelación de Iosef a sus hermanos, la Torá nos cuenta sobre una conversación entre Iehuda y Iosef.

Iehuda se había comprometido personalmente a llevar a su hermano menor, Biniamín, de vuelta a la casa de su padre Iaakov. Sin embargo, cuando encuentran un objeto robado en el saco de Biniamín, Iosef propone que se quede en Egipto como esclavo mientras que el resto estaban libres para volver a la Tierra de Cnaán.

Ante esta posibilidad (de que Biniamín se quede en Egipto) Iehuda da un paso al frente y le pregunta a Iosef: "Cómo voy a subir hacia mi padre y el joven no está conmigo, no vaya a ser que vea el sufrimiento que tendrá mi padre" El asunto termina cuando Iosef finalmente se revela a sus hermanos y, más adelante, trae a su padre y toda su familia hacia Egipto, para sustentarlos durante la hambruna que se vivía en aquellos días en esas tierras.

Sabemos que todo lo que la Torá nos relata es porque hay alguna enseñanza importante para la posteridad y no (solamente) para que sepamos la historia de nuestro pueblo. ¿Qué podemos extraer de la frase de Iehuda a Iosef?

Una posible explicación: cuando Iehuda dice "¿Cómo subiré a mi padre?" se refiere al momento del fallecimiento, cuando toda persona "sube" hacia su "padre" que está en los cielos. Entonces, se pregunta Iehuda "y el joven no está conmigo", es decir, los días de mi juventud, tanto en edad como en capacidad, los momentos de mi vida cuando tenía fuerza, energía, la mente activa, etc., no están conmigo, no los apliqué y utilicé para buscarlo a Di-s, sino en vanidades y tonterías.

Esto es algo que toda persona debe preguntarse, ¿Cómo aprovecho la capacidad y posibilidades que Di-s me dio y me da día a día? ¿Me dedico a asuntos verdaderamente importantes o estoy entregado a mis tentaciones y a mi propio ego?

Esto es lo que Iehuda nos está planteando, asegurémonos de que cuando subamos a nuestro padre que está en los cielos, tengamos nuestra "juventud" con nosotros.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

dos × 5 =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.