La sección de esta semana se llama Koraj. Se trata del nombre de un primo de Moshe que encabezó toda una rebelión en su contra. Moshe era el rey, por así decir, su hermano Aharón era el Sumo sacerdote, Eltzafán (otro primo de ambos) era el líder de la familia de Kehatím, una familia de la tribu de Levi a la que Koraj también pertenecía. Básicamente, la rebelión consistía en que Koraj quería una posición de poder en el manejo del pueblo judío.

Al final, la rebelión es aplacada y Koraj, junto con todos sus seguidores, mueren al tragárselos la tierra. Pero antes de que esto ocurra, Moshe tiene un intercambio muy interesante con Di-s. Primero Di-s propone a Moshe destruir a todos los rebeldes (ver Bamidbar 16:20-22 y comentario de Rashi), a lo que Moshe responde planteando la diferencia entre un rey de carne y hueso y Di-s: un rey de carne y hueso, cuando parte de su corte peca, él no sabe quién es el que pecó, por eso castiga a todos, mientras que Di-s, que conoce todos los pensamientos de las personas, sí conoce al verdadero pecador. Entonces, concluyó Moshe, ¿por qué castigar a los inocentes? Frente a este planteo, Di-s le dice a Moshe que, efectivamente, El va a mostrar quién pecó y quién no.

Ahora bien, ¿Por qué Moshe comenzó hablando de "parte de su corte (en plural)" y terminó hablando de "quién pecó (en singular)?" Más aún, aparentemente, el único pecador es Koraj, ¿Por qué Moshe utilizó el ejemplo de la corte del rey pecando, que implica más de una persona?

La respuesta a estas preguntas es que hay dos niveles de participación en la rebelión: Koraj y sus seguidores. Koraj mismo fue el instigador de la rebelión, quien convenció (junto a Datán y Avirám, como veremos adelante) a 250 líderes de tribus y familias que los sigan para rebelarse contra la autoridad de Moshe. Mientras que sus seguidores sólo fueron seducidos por las promesas de justicia de Koraj. Esto no significa que el hecho de haber sido seducidos por Koraj sea una excusa para ser librados del castigo correspondiente por el mal actuar, pero definitivamente no pueden ser considerados en una misma categoría con Koraj.

Un dato más, y una enseñanza: Moshe pensaba que había una sólo instigador (Koraj), mientras que Di-s indicó que, en realidad eran tres: Koraj, Datán y Avirám (ver Bamidbar 16:24). Al respecto de estos últimos dos, Moshe intentó conversar con ellos antes de que la rebelión pase a mayores, y ellos no quisieron, y no sólo eso, sino que le contestaron con arrogancia e insolencia. Aquí podemos ver hasta qué punto se debe juzgar a las personas meritoriamente: aún después de que Datán y Avirám le faltaron el respeto públicamente, Moshe no pensó que ellos eran "pecadores" o instigadores de la rebelión junto a Koraj, por eso le dijo a Di-s que &quor:El (Di-s) sabía quién (en singular) era el pecador". Debemos de Moshe aprender a juzgar favorablemente a los demás.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

8 − 6 =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.