Rosh HaShaná es el nuevo año judío.

Si bien la traducción de la expresión Rosh HaShaná es Año nuevo", una traducción más literal sería "La cabeza del año".

¿Por qué no llamamos a nuestro año nuevo simplemente "Año nuevo", o "Comienzo del año"?

Una de las ideas detrás del nombre Rosh HaShaná es que, así como la cabeza del ser humano incluye la información del resto del cuerpo, de la misma manera, Rosh Hashaná es un período de tiempo que representa a todo el año. Así como un mapa que en pocos centímetros de papel representa miles de kilómetros de terreno, los dos días de Rosh HaShaná representas los 365 días del año.

Es por eso que nuestros sabios explican que, de acuerdo a la plegaria y el comportamiento de la persona durante Rosh HaShaná, así será la suerte del año.

Cada minuto cuenta. Cada hora es fundamental. Está en cada uno de nosotros aprovechar el tiempo y asegurarnos, a través de nuestro propio esfuerzo, un buen y dulce año.

Que seamos todos inscriptos y sellados para bien, en los libros de la vida y el sustento, tanto material como espiritual."

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

15 − 8 =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.