Este sábado se llama Shabat Shirá, el Shabat de la Canción.

La Torá cuenta sobre la canción que el pueblo judío cantó luego de la salvación de las manos de los egipcios, tras cruzar el Iam Suf (Mar de Juncos).

En la canción se encuentras encerrados grandes fundamentos del judaísmo, como la Resurrección de los Muertos, la observancia de Mitzvot en forma de embellecer el precepto, la idea de que Di-s trasciende la naturaleza, la construcción del Templo y el Retorno a la Tierra de Israel con Mashíaj, entre otros.

Sin embargo, luego de la canción la Torá nos cuenta que las mujeres, lideradas por Miriam, la hermana de Moshe (quien dirigió la canción para los hombres) también cantó la misma canción, junto a un coro de mujeres.

Lo interesante es que en su oportunidad, las mujeres no sólo cantan la canción sino que lo hacen con "beTufim uBeMejolot" - con tambores y flautas. Los comentaristas se preguntan ¿de dónde tenían las mujeres tambores y flautas?, considerando que el pueblo judío se escapó de Egipto, al punto tal que ni siquiera pudieron dejar que leuden los panes que habían preparado para el viaje porque no hubo tiempo (y el tiempo que nuestros sabios determinan que tarda una masa preparada con harina y agua para leudar es de 18 minutos...).

Explican nuestros sabios que las mujeres sabían que grandes milagros iban a ocurrir en la salida de Egipto del pueblo judío, por lo que se prepararon con instrumentos musicales para cantarle y alabarle a Di-s. Más aún, por el mérito de las mujeres justas del pueblo judío fuimos liberados de de servidumbre de Egipto.

De aquí se ve claramente que la fe intrínseca a la mujer judía es muy superior a la del hombre. Como quien diría, las mujeres tienen una conciencia de la presencia de Di-s y de su influencia en el mundo más profunda y que, por eso mismo, tiene un efecto mucho más visible. Como se explica en la Cabalá, que el final (la acción, lo práctico) está unido al comienzo (a los niveles espirituales más elevados).

En el judaísmo no hay un juego de poder entre hombres y mujeres. No hay machismo o feminismo, simplemente la cuestión es realizar al máximo el potencial de cada uno, tal y cual Di-s nos creó, utilizar el cien por ciento de la capacidad de cada uno según su nivel y circunstancias.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

14 − dos =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.