La sección de esta semana da comienzo al libro de Shmot - Nombres. Rabí Moshe ben Najman, conocido como Najmánides, llamó a este libro el Libro de la Redención, ya que en él aparece el relato de la Salida de Egipto, evento que, como dicen nuestros sabios, debe ser recordado y vivenciado todos los días. Más allá del significado simple de esta idea (que debemos recordar la Salida de Egipto todos los días), debemos encontrar en este mandato rabínico un significado más profundo, más práctico y actual, de manera que ese recuerdo se torne una herramienta poderosa de acercamiento a Di-s y mejoramiento personal y no solamente la mención diaria de un evento en la historia de la humanidad.

Los egipcios consideraban al río Nilo como una divinidad. La razón de esto es que todo el agua que ellos y sus campos bebían provenía del Nilo. En otras palabras, la fuerza vital de todo Egipto provenía del río, que simboliza la naturaleza. Por el otro lado, la característica de la Tierra de Israel era la lluvia. Es decir, en la Tierra de Israel el campesino dependía de Di-s para regar sus campos, lo que simboliza que la fuerza vital proviene de Di-s. (Esta diferencia aparece claramente en la Torá, ver Devarím 11:10-11).

Mientras el pueblo judío vivía en la Tierra de Israel, veían con sus propios ojos la influencia de Di-s en el universo. Pero cuando descienden a Egipto, cuando entran en el exilio, sólo veían al río (la naturaleza) como fuerza vital. Lo mismo ocurre con el exilio actual: la fuerza vital divina en la creación está oculta, se percibe al mundo como separado de Di-s. Es como si estuviésemos en Egipto.

Por eso nuestros sabios nos dicen que todos los días debemos recordar la Salida de Egipto, para que seamos siempre conscientes de que nuestra energía proviene realmente de Di-s, a pesar de encontrarnos en un exilio físico y espiritual.

La fuerza para salirse de la influencia "egipcia" de considerar a la naturaleza como única fuente de vida la extraemos de la neshamá, el alma. La fe del alma se basa en que ella está frente a Di-s constantemente, como viéndolo, y esa visión influencia a la persona en éste mundo material para que tenga la sensación de un Di-s presente. La fe fue uno de los méritos por los cuales el pueblo judío salió de Egipto, y la fe es uno de los méritos por los cuales vamos a ser redimidos nuevamente, rápido en nuestros días.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

uno + 7 =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.