Esta frase del Zohar (3, 143a) representa el verdadero trabajo que debería ocurrir durante el rezo. En un discurso jasídico, el Alter Rebe explica esta frase. En esta clase se hace referencia a este discurso y se explica el asunto del rezo desde una perspectiva de refinamiento personal.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

dieciocho − doce =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.