En dos oportunidades en el año leemos en la Torá, párrafos de advertencias - tojajá: una vez antes de Shavuot, en la parashá Bejukotai, y otra vez antes de Rosh HaShaná - en la parashá Ki Tavó (sólo que entre la propia lectura y la festividad, separamos con la lectura de otra parashá, antes de Shavuot - con la parashá Bamidbar, y a veces también con Nasó, y antes de Rosh HaShaná- con parashat Nitzavím, y a veces Nitzavím - Vaiélej).La explicación de esto es que los párrafos de advertencia no son, como parece a simple vista, sólo advertencias de castigos y sufrimientos, sino que tienen como objetivo purificar y refinar al hombre. Tal como se requiere enjuagar y limpiar bien al recipiente antes de colocar en su interior elementos de valor, así también antes de la festividad de Shavuot y antes de Rosh HaShaná hay necesidad de una purificación espiritual, que se logra a través de los párrafos de amonestaciones.

La diferencia que se destaca entre las advertencias de parashat Bejukotai (de antes de Shavuot) con la de Ki Tavó (que se lee antes de Rosh HaShaná) es que en Bejukotai aparecen 49 maldiciones, mientras que en Ki Tavó se mencionan 98 maldiciones - el doble.

Dado que el objetivo de las amonestaciones es purificar los recipientes del alma, la duplicación de maldiciones en Ki Tavó enseña, que en ocasión de Rosh HaShaná y el mes de Tishrei, hay necesidad de una preparación doble a la necesaria antes de Shavuot.

En la festividad de Shavuot fueron entregadas las primeras Tablas de la Ley, mientras que en Iom Kipur (en el mes de Tishrei) fueron entregadas las segundas Tablas de la Ley. Sobre éstas está escrito que son una: "doble medida". En esto se expresa la superioridad del mes de Tishrei sobre Shavuot.

El flujo espiritual que se da en Shavuot es en carácter de regalo desde Arriba, mientras que el flujo espiritual de Tishrei viene a continuación de nuestro trabajo. Las primeras Tablas fueron dadas "desde Arriba", como un acto de bondad del Altísimo, mientras que las segundas Tablas vinieron consecuencia del trabajo de Teshuvá - del arrepentimiento de los judíos. Es por eso que su calidad es superior, de "doble medida".

Esto caracteriza a todo el mes de Tishrei. Toda su esencia gira alrededor de nuestro trabajo espiritual. Esto comienza en el mes de Elul, un mes dedicado íntegramente a la Teshuvá, el retorno a Di-s y a despertar espiritualmente, continúa en Rosh HaShaná, en los Diez Días de Teshuvá, en Iom Kipur, Sucot, Shimní Atzeret y culmina en Simjat Torá. El caudal espiritual que se nos da en este mes no es en carácter de regalo &quotde Arriba", sino producto de nuestra labor espiritual, el trabajo de la creación. Este flujo Divino es de mayor nivel.

Por ello también se requiere de una purificación de mayor nivel espiritual en ocasión de Rosh HaShaná. Cuanto más preciado y elevado el flujo Divino, mayor ha de ser el "enjuague" de los recipientes. Este es el objetivo de la lectura de la "amonestación" - prepararnos para el flujo espiritual superior del mes de Tishrei.

De aquí aprendemos que también el sufrimiento del Exilio es, interiormente, una purificación y un refinamiento para poder recibir el caudal extraordinario de la redención mesiánica, y la dureza de las dificultades del exilio, nos da una perspectiva de lo extraordinario que será cuando llegue la verdadera y completa redención, realmente pronto.

Extraído de www.jabad.org.ar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

veinte + catorce =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.