La parashá nos cuenta sobre Iom Kipur, el día más santo del año. En este día no bebemos, no comemos, no nos bañamos ni vestimos zapatos de cuero. No es muy difícil sentirse santo en este día tan especial, cuando tantas cosas son diferentes. Sin embargo, el nombre de la parashá es Ajarei, que significa "después", porque un iehudí no debe sentirse santo sólo en Iom Kipur, sino también después, durante todo el año

¿Cómo es una persona santa?

Algunos piensan que una persona santa vive lejos de la ciudad. Ahí, en paz y quietud, puede concentrarse en volverse una mejor persona. Probablemente se vista diferente de las otras personas, o ayune o coma una dieta muy simple. Tampoco debe participar de las cosas que ocurren fuera de su casa y pase la mayor parte del tiempo pensando y rezando.

Pero esto no es lo que la Torá nos dice que es santo. ¡Todo lo opuesto! La Torá nos dice que seamos santos y conecta ese mandato con Mitzvot que tienen que ver con la comida, la ropa, el casamiento, negocios, agricultura y otros. Cuando preparamos comida en la forma en que HaShem nos mandó, nos volvemos santos. Cuando cosemos la ropa como HaShem mandó, nos volvemos santos. Cuando conducimos nuestro negocio como HaShem quiere, nos volvemos santos.

No es necesario que nos apartemos de la vida cotidiana o de la gente para ser santos. Debemos estar involucrados en las cosas de todos los días, pero en la forma en que HaShem quiere.

HaShem nos dice "sean santos, porque Yo soy santo". Él introduce santidad en todo lo que existe, ropa, comida y negocios. Si nosotros hacemos estas cosas a la manera de la Torá, entonces revelamos la santidad que HaShem puso en ellas. Eso nos hace santos.

Extraído de Please tell me what the Rebbe says.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

uno × uno =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.