Nos encontramos en un día muy especial para los jasidím, en particular jasidei Jabad: el 19 de Kislev. Este día, por un lado, conmemora el día del fallecimiento del Maguid de Mezritch, Rabí Dovber (?-1772), estudiante del Baal Shem Tov y maestro del Alter Rebe, Rabí Shneur Zalman de Liadí (1745-1812). Por otro lado, este día celebra la liberación del Alter Rebe de la cárcel zarista.

En 1798 enemigos del judaísmo en Rusia elevaron falsas acusaciones contra el Alter Rebe con el objetivo de interrumpir su trabajo de difusión de Torá y Mitzvot. La acusación consistió en que el Alter Rebe enviaba dinero al imperio Otomano (por aquella época en guerra contra el imperio Ruso) cuando, en realidad, el Alter Rebe sólo enviaba dinero a los judíos pobres de la Tierra de Israel, en aquella época bajo el control de los turcos.

Luego de 53 días de encarcelamiento y duros interrogatorios, el Alter Rebe fue liberado. Y, desde ese entonces, el día de su liberación, el 19 de Kislev, se celebra en todo el mundo como un día de salvación y de energía especial, principalmente en lo referente al jasidismo.

Ahora bien, uno puede preguntarse: ¿por qué tanto lío con el jasidismo? El común de la gente conoce los bailes jasídicos, la música jasídica y algunos cuentos jasídicos. De hecho, en la mente colectiva, el típico jasid se trata de un personaje simple, sonriente, frecuentemente borracho y pobre. Pero poca gente sabe realmente de lo que se está hablando.

A partir de la siguiente historia, vamos a poder entender un poco mejor de qué se trata el jasidismo y, por ende, por qué es apropiado festejar este día que marcó un hito en la difusión de las enseñanzas jasídicas.

Reb Pinjas de Koritz no estaba de acuerdo con el enfoque del Maguid de Mezrtich al respecto de la difusión de las enseñanzas del jasidismo. El opinaba que, al ser cuestiones tan elevadas espiritualmente, debían ser cuidadas y guardadas, mientras que el Maguid opinaba que debían ser difundidas a todos.

Un día Reb Pinjas encontró en el patio dos hojas escritas con las enseñanzas del Maguid volando al viento, y le molestó mucho. Cuando el Alter Rebe, estudiante del Maguid, vio el enojo de Reb Pinjas, le dio el siguiente ejemplo:

“El hijo del rey se enfermó gravemente y los médicos dijeron que no hay cura posible, excepto, en forma de medicina mágica, moler una piedra preciosa específica y dársela de beber. El rey estuvo de acuerdo en intentar, por lo que buscaron en los tesoros reales esa piedra pero no la encontraron. Mientras tanto, la enfermedad del príncipe empeoraba...

Uno de los sabios del rey investigó la cuestión y encontró que en la corona del rey hay una piedra que no se encuentra en ninguna otra corona real, y contiene la medicina mágica para curar al hijo del rey. Le dijeron al rey las palabras del sabio pero, mientras tanto, se agravó mucho la situación del príncipe, hasta que los médicos dijeron que si vertían en su boca la medicina, era dudoso que la pueda recibir y la piedra preciosa de la corona del rey podría desperdiciarse.

El rey dijo, sin embargo, que preciada era la corona real, daba gloria y honor a quien la vestía, y la piedra preciosa era la gloria de la corona, pero todo eso era insignificante frente a la vida del príncipe, por lo que era adecuado moler la piedra, aún bajo la duda de si iba a servir o no, con tal de que una gota entre en la boca del príncipe y se cure.”

Reb Pinjas, al escuchar el ejemplo del Alter Rebe, soltó una carcajada e inmediatamente reconoció que éste tenía razón, y debían difundirse las enseñanzas jasídicas aún si iban a terminar siendo tratadas con menosprecio.

Y de esto se trata el jasidismo: el rey en la historia, es Di-s, el príncipe es el pueblo judío, y la piedra preciosa de la corona del rey, representa las enseñanzas jasídicas. El pensamiento jasídico, revelado por el Baal Shem Tov y enseñado en forma sistemática y ordenada por el Alter Rebe y, principalmente difundido en amplitud a partir del 19 de Kislev, es la cura mágica para la terrible enfermedad del príncipe, es la solución para enfrentar las dificultades del judaísmo hoy en día, en este exilio diaspórico que nos acecha, que nos dificulta identificarnos como judíos y vivir una vida plena en el estudio de Torá y observancia de las Mitzvot. El jasidismo trae sentido, entusiasmo, dirección y vitalidad a la observancia, factores fundamentales para que sea duradera en el tiempo.

Este es un día especial para descubrir los escritos, para comenzar (o ahondar) en el estudio del pensamiento jasídico o, al menos, tomar buenas resoluciones de hacerlo a futuro.

Como decían los Rebeim: “Gut Iom Tov, Para un buen año en el estudio del jasidismo y en los caminos del jasidismo”.

Etiquetas:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

diez − tres =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.