Lástima propia no es nada más que un impulso de auto destrucción. Y éste es su guión:

"Esta es la forma en que fuiste hecho. Estos son lo hechos de tu situación. Es mala. Peor que cualquier otra persona en el mundo. De hecho, es tan mala que es imposible hacer algo al respecto. Y, por lo tanto, estas libre de cualquier responsabilidad de mejorarla. Nadie puede culparte por nada."

Lástima propia es un mentiroso y ladrón. Un mentiroso porque todos tienen el poder de mejorar su propia situación, si sólo intentan. Un ladrón, porque mientras está dentro tuyo, te está robando los días de tu vida.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

tres × 4 =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.