Cada uno tiene su porción de "no bueno". Es imposible que un ser físico no tenga fallas. El punto no es escaparse o esconderse de ellas. Tampoco resignarse.

El punto es enfrentar el hecho de que están ahí y sistemáticamente erradicarlas.

Reconocer quién eres y gradualmente limpiarte: puede parecer feo, pero es un camino divino.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

diecisiete − doce =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.