Nunca nadie te exigió que descubras cada misterio del cosmos, o que todo lo que estudias tenga sentido. Hay cosas que llegaremos a entender y cosas que nunca comprenderemos en nuestra vida, así como cosas que estan más allá de la materia gris dentro del cráneo humano.

Como humanos, nos indignan estas limitaciones, como si lo desconocido no tuviese derecho de continuar siendo desconocido. Como si la realidad fuese definida por nuestra abilidad de conocerla.

Puede ser difícil de aceptar, pero ninguno de nosotros es Di-s. Nuestra tarea no es saber todas las cosas.

Nuestro trabajo es captar esas verdades que cada uno necesitará para su misión mientras estamos aquí.

Etiquetas:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

20 − seis =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.