Ninguno de nosotros cree ni por un instante que el mal podría bajar de Arriba.

Más bien, la transmisión desde arriba es pura y coherente. El mal es distorsión y ruido, un resultado de nuestra recepción.

Si sólo ajustásemos nuestros dispositivos de recepción, nuestra actitud y habilidad de recibir, la señal se volvería clara. Y de esto se trata toda la vida: ajustar la recepción.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

16 − doce =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.