Cada persona necesita un mentor. Y ese mentor necesita un mentor. Y ese mentor también, nadie puede sacarse de un pozo tirando de su propio pelo.

Sal y busca alguien en quien puedas apoyarte para asesoramiento y consejo, alguien que te entienda y en quien puedas confiar y respetar. Si esa persona no quiere, insiste y se persistente.

No esperes volverte un estudiante. Se proactivo y haz de alguien tu maestro.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cinco × 1 =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.