El cautiverio comienza cuando crees que eres pequeño y el mundo grande.

El próximo paso es creer que te pasará por encima, y le temes.

Luego comienzas a obedecerle, y a correr tras él. Entonces te vuelves su esclavo, sediento de agua para el alma pero sin siquiera recordar dónde buscarla.

El miedo del mundo es la negación de la Unicidad de su Creador.

Etiquetas:

1 comentario en «Miedo»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

1 × tres =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.