Cualquier judío vivo sobre la faz de la tierra hoy es un milagro andante. Nuestra mera existencia es maravillosa, salvados del fuego en el último instante una y otra vez, sin explicación natural que alcance.

Cada uno de nosotros vivo hoy es hijo de mártires y milagros.

Etiquetas:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

siete + 9 =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.