Cuando los espías que Moshe envió a la Tierra de Cnáan retornaron, incluyeron en su reporte estas palabras:

"Nos sentimos como langostas frente a ellos, y así eramos a sus ojos".

Por cuanto ellos se sientieron como langostas (o sea insignificantes) ante sus propios ojos, justamente por eso otros los miraban como langistas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

diecinueve − diecisiete =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.