Existen muchas leyes de kashrut - comida apropiada para el pueblo judío - en la Torá. De hecho, las mismas se encuentras diseminadas a lo largo de diferentes secciones. Por supuesto, el Shulján Aruj - código de ley judía - se encarga de codificarlas y ordenarlas sistemáticamente.

La parashá de ésta semana habla, entre muchos otros temas, de algunas de las leyes de kashrut. Sin embargo, además de las conocidas señales que los animales (terrestres, aves y peces) deben cumplir para poder ser consumidos, hay leyes que definen cómo debe ser preparado el animal para su consumo.

Más específicamente hablando, un versículo de ésta parashá (Devarím 12:21) dice así: "Cuando te sea lejano el lugar que Di-s tu Señor eligió para hacer residir Su presencia ahí, y degolles de tu ganado bovino y de tu ganado ovino que Di-s te dio, como te mandé, comerás en tus ciudades, como tu desees".

Nuestros sabios aprenden varios conceptos de éste versículo, entre los cuales se encuentra uno relacionado directamente al kashrut. El versículo habla de que cuando vayas a degollar un animal, deber hacerlo "como te mandé", es decir, de una forma específica previamente transmitida. Sin embargo, si buscamos en toda la Torá, no encontraremos ningún lugar en donde Di-s explique cómo debe degollarse para que la carne sea considerada casher.

Este es uno de los lugares en la Torá donde podemos ver que hay ciertos asuntos que no son del todo claros, y que se necesita de alguna forma de aclararlos. Y esa forma se llama Torá she be al pe - la Torá Oral.

Existe una Torá escrita, que son los 24 libros del Tanaj (la Biblia) que incluyen los cinco libros de Moshe, más una Torá Oral, conformada principalmente por el Talmud y los diferentes Midrashím. Ahora bien, una Torá sin la otra son faltas, es decir, la Torá Escrita es incomprensible sin la Oral, y la Torá Oral carece de fundamento sin la Escrita.

Lo interesante del versículo mencionado es que es uno de los lugares donde la misma Torá Escrita hace referencia a la Torá Oral...

Debemos saber que ambas fueron entregadas por el mismo Di-s, al mismo tiempo, en el mismo lugar, por lo que ambas tienen una vigencia y autoridad absoluta sobre la vida judía en particular y sobre el universo en general, ambas son la voluntad del Creador, la guía para llevar al mundo a su razón de ser, ser una morada para Di-s.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

uno + dos =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.