La más brillante de las filosofías humanas se comporta como una mariposa elidiendo la red de la realidad, como un ave yendo hacia arriba en vuelo, siempre evadiendo lo práctico de la vida.

Un pensamiento de Torá, sin embargo, se asienta arriba de tu cabeza como una reserva de aguas vivas. Por más etéreo que pueda ser, necesita sólo una pequeña abertura para quebrar su dique y verter su agua.

Cualquier sección de Torá que estudies, cualquier cosa que sepas, haz algo con ello. Hazlo real.

Etiquetas:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

dieciocho − 2 =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.