Moshe advierte a Paró, el rey de Egipto, que iba a mandar langostas si no dejaba salir al pueblo judío. Pero... si Hashem mismo endureció su corazón, ¿cómo lo castigó por no dejar salir al pueblo? ¿Acaso Paró podía elegir?

Etiquetas:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

2 × 2 =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.