No se demanda de nuestra generación grandes cosas. Las generaciones anteriores las hicieron por nosotros. Nuestro trabajo consiste en las pequeñas cosas, pero en una época más difícil.

Para nosotros el sacrificio puede consistir en un simple cambio de hábitos para ser mejor persona o el silencioso acto de restringir algo feo,son sacrificios significantes que inclinan a todo el mundo para el bien.

En un mundo loco, pequeñas batallas logran grandes victorias. Intenta y verás

Etiquetas:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

15 − siete =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.