No nos gusta cuando perdemos algo. Pensamos, "¿Qué ganancia puede haber en la pérdida?". Pero la pérdida también es una forma de crecer.

Gran parte del crecimiento personal consiste simplemente en aprender a dejar ir... a aflojar esa cuerda que te une a tus "cosas". Como esta cosa que te falta.

Sólo cuando logres eso, entonces podrás crecer a un plano superior, un plano suficientemente amplio para contener más luz y vida que antes. La energía divina que antes trajo una pérdida, ahora puede traer, en forma abierta y clara, una bendición y mucha ganancia.

Etiquetas:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

4 × 3 =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.