Discurso: La alegría de Dios es su fuerza Uno de los fundamentos del servicio a Dios es que no lo hacemos por un beneficio propio (ni material ni espiritual) sino para generar alegría en Dios mismo. ¿En qué consiste esta alegría? Una explicación que da fuerzas y esperanza incluso a aquellos que cometieron pecados: el amor de Dios es incondicional y constante, incluso en los peores momentos de la persona.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

catorce + 12 =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.