Hace más de 2400 años el rey de Babilonia rodeó la ciudad de Ierushalaim. ¿Qué enseñanza positiva se puede extraer de este triste evento (que llevó a la destrucción del primer Templo)?

Etiquetas:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

16 + tres =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.