Aún de las cosas más horribles podemos aprender grandes lecciones. De la amenaza de destrucción nuclear podemos aprender varias cosas sobre cómo reacomodar el mundo para el bien:
- No se necesitan grandes ejércitos.
- Puede tomar sólo un simple acto.
- No necesitas entender cómo funciona, sino sólo qué botón presionar.
- No importa quién lo hace, siempre y cuando presione el botón correcto.
- De las cosas más pequeñas vienen los cambios más grandes.
- Siempre hubo ahí un impresionante poder, sólo necesita ser revelado.

Dado que esto fue descubierto sólo en nuestra generación, debe ser de especial relevancia para nosotros.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

2 × 4 =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.