El habla es poderoso. Habla mal sobre alguien y expondrás toda la fealdad en él, en ti mismo y en quienquiera que esté prestándote atención. Una vez expuesta, la herida empieza a infectarse y todos son dañados.

Habla bien sobre la misma persona y su bien interno, el tuyo y el de todos los que participan, comenzará a brillar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

tres × 5 =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.