La sección de esta semana se llama Shoftím, jueces. El versículo (Devarím 16:18) dice: "Jueces y policías pondrás en todas tus ciudades que Di-s, tu Señor, te da". La Torá indica con estas palabras y las sucesivas, que debe haber un sistema de justicia basado en las leyes bíblicas.

La palabra "ciudades" en el original hebreo es sheareja, literalmente "tus portones". Originalmente, los juzgados se encontraban en las entradas de las ciudades, de manera de ser accesibles a todas las personas. Sin embargo, con seguridad, podemos extraer alguna idea adicional del hecho de que las ciudades son denominadas "portones".

Como explicamos varias veces, cada precepto de la Torá, así como cada concepto de la Torá, tiene una aplicación simple, es decir, el cumplimiento de las palabras literales y, además, una infinidad (¡literalmente!) de significados casi figurativos, como enseñanzas aplicables en cualquier lugar y en cualquier época y por cualquier persona, independientemente de si las condiciones para la observancia del precepto se cumplen o no. Lo mismo ocurre en nuestro caso. Aún aquellos que no están en condiciones de ser quienes nombren jueces y policías, pueden aplicar las enseñanzas de este precepto en sus vidas personales.

Nuestros sabios dicen que cada ser humano es un mundo entero. En ese "mundo" hay muchas ciudades, diferentes partes donde se lleva adelante la vida que, en el ser humano, son el pensamiento, la palabra y la acción. Estas ciudades tienen "portones", a través de las cuales se puede entrar e ingresar. A su vez, las puertas se pueden cerrar, de manera de que no se pueda entrar.

Así, cada uno tiene el deber de que, tanto en el pensamiento, en la palabra como en la acción, cuando se trata de algo bueno, como el estudio de Torá o ayudar a un prójimo, abrir las puertas de par en par y, cuando se trata de algo negativo, cerrar los portones de manera de no dejarlo entrar.

De la misma manera ocurre, en otro nivel, que la persona debe controlar los portones de sus ojos, para ver buenas cosas, los portones de sus oídos, para sólo escuchar lo bueno, los portones de la boca, para comer lo apropiado y decir cosas buenas, la nariz y cada uno de los miembros del cuerpo.

En todos los aspectos de la vida uno debe poner "Jueces y policías" en sus "portones" para que, cuando alguna cosa indebida se presente, cerrarlos y no dejar entrar esa cuestión en su vida.

Este comportamiento es especialmente apropiado en el mes de Elul, en el cual recién entramos, un mes de introspección y meditación sobre lo ocurrido durante el año en curso y un mes de determinación de objetivos a ser alcanzados en el próximo año.

A través de la utilización de estos "Jueces y policías" espirituales, que rápidamente podamos cumplir el precepto de "Jueces y policías" verdaderos, tal y cual la Torá lo manda, con la venida de nuestro Justo Mashíasj, rápido en nuestros días.

Ktivá veJatimá tová, leShaná tová uMetuká,

"Que sean inscriptos y sellados para bien, para un año bueno y dulce".

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

1 × cuatro =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.