No estamos esperando por una gran revelación desde arriba para salvarnos de nuestra incompetencia como guardianes de este mundo y poner todo en orden. En cambio, estamos esperando para ver al sol elevarse sobre todo lo que hicimos, para ver los frutos de nuestro trabajo florecer en una eterna primavera.

Llegará sobre el mundo como una lluvia de primavera sobre un campo arado y sembrado. Ara y siembra ahora, mientras todavía hay tiempo.

Etiquetas:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

8 − siete =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.