En la vida, casi nunca demandamos el 100% de garantía.

Confiamos en que el dentista es dentista, el taxista es taxista, y así sucesivamente. Y ponemos nuestras vidas en sus manos bajo una evidencia endeble, tácita.

Sin embargo, cuando se trata de un simple acto de bien, ¡la gente demanda el 100% de prueba de que eso es lo que Di-s realmente quiere que hagan!

Etiquetas:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

5 × 2 =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.