Estamos acercándonos a Purim, una de las fiestas más pintorescas del calendario judío. Alegría, bailes, disfraces, cuatro Mitzvot específicas (lectura de la Meguilá, alegría, dar comida y tzedaká) hacen de esta fecha una muy particular y conocida.

¿Qué significa el nombre Purim? En la Meguilat Ester (el libro de Ester) leemos que Hamán, " el malo" de la película quiso destruir al pueblo judío e hizo una lotería para determinar el día en que levaría a cabo su plan. Las palabras en hebreo son hipil pur - tiró una lotería. Purim significa lotería, azar.

El azar está directamente relacionado con la fiesta de Purim. Ahora bien, ¿qué es lo que estaba intentando hacer Hamán al tirar una lotería?

Nuestros sabios nos explican que hay varios niveles en la creación de Di-s, y cada uno de éstos niveles implica una determinada manera de conducción y dirección Divina.

Existe un nivel simbolizado por el nombre de Di-s "Elokím", cuyo valor numérico es igual que la palabra "HaTeva" - la naturaleza. Este es un nivel genera, gobierna y controla la naturaleza que conocemos, el mundo físico que percibimos como real.

Más elevado, el nivel del nombre inefable, el nombre de cuatro letras de Di-s (que no se sabe cómo pronunciar). Este nivel simboliza lo que trasciende la naturaleza. Aquello que no podemos percibir con nuestros sentidos materiales. Sin embargo, aún tiene una relación con el mundo que conocemos, ya que lo trasciende, es decir, su relación es estar "por encima del mundo". Para poder trascender el mundo, debe, por así decir, aceptar la existencia del mismo y, luego, superarlo.

Luego hay otro nivel, un nivel tal frente al cual es igual si el mundo existe o no. Frente al nombre Elokím, ya que éste es la vitalidad del mundo, obviamente que el mundo existe y ocupa un espacio de importancia. Frente al nombre inefable, el mundo también existe, pero ya no ocupa un espacio de importancia, ya que éste nombre lo trasciende. Pero frente a éste tercer nivel, ¡el mundo es insignificante!

Hamán pensó que si él podía extraer energía de ése nivel, él podría destruir al pueblo judío. Por eso tiró una lotería. La idea del azar es aquello que trasciende las limitaciones del mundo. El azar está por encima de las leyes, por así decir.

Sin embargo falló. Y la razón de su falla es porque Di-s mismo, más allá de Sus santos nombres y sus benditas energías con las cuales crea el universo constantemente, El mismo se conectó con el pueblo judío. Aún por encima del nivel del azar.

Por eso vemos en el texto de la Meguilá que la esposa de Hamán le dice "si Mordejai es de la simiente de los judíos, no podrás contra él". Ella sí sabía que Di-s tiene una conexión especial con el pueblo judío que hace que, más allá de las circunstancias, más allá del gobernante de turno y sus planes destructivos, y aún más allá de la suerte misma, el pueblo judío sea eterno.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cinco × 5 =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.