Koraj es el nombre de la parashá de esta semana. Se trata de un primo de Moshe que juntó 250 personas y comenzó una revolución. Esta estaba basada en que Moshe había asignado, bajo mandato divino, a otra persona como líder de la familia de los hijos de Kehat (un grupo de Leviím). Esto desató la ira y envidia de Koraj.

Ahora bien, el versículo en la Torá que describe la declaración de guerra, por así decir, de Koraj dice así: "Toda la congregación son santos y Di-s está en ellos, ¿por qué se elevan por sobre la congregación de Hashem?" Aparentemente es una buena queja, sin embargo, se entiende claramente de los versículos y del Midrash que Koraj quería ser él mismo Sumo Sacerdote, lo que indica que en realidad él también estaba buscando estar "por encima" de los demás... entonces: ¿por qué se quejó de la elevación de Moshe y Aharon?

Una de las explicaciones es que, en realidad, Koraj estaba planteando un tipo de vida diferente al que Moshe y Aharon llevaban y enseñaban (de acuerdo, a su vez, con lo que Di-s mismo mandaba).

La Etica de Nuestros Padres (Pirkei Avot) dice: "Querido es el hombre que fue creado a imagen de Di-s, etc., Querido es Israel (el pueblo judío) que fueron llamados hijos de Di-s, etc." De estas palabras surgen dos asuntos muy interesantes (que son comúnmente mal interpretados): al respecto de la creación a imagen de Di-s, el texto dice la palabra hombre, mientras que al respecto de ser llamados hijos de Di-s, el texto utiliza la palabra Israel.

Esto significa que todos los seres humanos, es decir, todos los hijos del Primer Hombre fueron creados a imagen de Di-s. Hay un denominador común en toda la humanidad. El pueblo judío, además, tiene otras cualidades que se expresan en la práctica en forma de méritos y responsabilidades en la observancia de los preceptos Divinos (que no quitan absolutamente nada de los otros pueblos de la tierra, simplemente agregan, como mencionamos, mérito y responsabilidad sobre el pueblo judío).

Uno podría pensar que este mérito y responsabilidad agregados se aplican solamente al respecto de las Mitzvot y no de los asuntos de la vida cotidiana, como comer, beber, etc. Aquí mismo esta el fundamento de la discusión entre Koraj y Moshe.

Koraj planteaba que hay una santidad inherente al ser humano, por lo cual no hay necesidad de santificarse y elevarse en los asuntos mundanos de la vida. Di-s nos dio Mitzvot, vamos a cumplirlas, pero en cuanto al resto de la vida, "por qué se elevan por sobre la congregación de Hashem?", "todos son santos", planteaba Koraj.

Moshe, por otro lado, planteaba que, si bien todos los seres humanos son santos y hay un mérito y responsabilidad adicional sobre el pueblo judío, también uno debe elevarse y santificarse por sobre el resto de las naciones en las cuestiones cotidianas.

Como dice Maimónides en su libro de leyes (lo que significa que no solo es un buen consejo sino que es una ley): "un sabio se reconoce no solamente por su sabiduría, sino por la forma en que come, bebe, camina y hace negocios"

La santidad judía debe permear todos los asuntos de la vida, desde la forma en que uno cumple una Mitzvá hasta la forma en que uno habla con su cónyuge y sus hijos.

Esa es la elevación contra la cual Koraj hizo una revolución. Por supuesto, el relato muestra a las claras que su forma de pensar no era la adecuada ni la que Di-s deseaba. (Cabe mencionar que esta discusión tiene una aplicación directa, desde otra perspectiva, al problema de la asimilación, donde Koraj planteaba que seamos y vivamos todos los seres humanos de la misma manera y Moshe respondía que no es así...).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

1 × cinco =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.