Sal afuera en una noche clara y observa la luna reflejada en el agua de un lago. Luego observa la misma luna reflejada en una pileta, en una taza de té, en una única gota de agua.

De la misma manera, la misma Torá es reflejada dentro de cada persona que la estudia, desde un pequeño niño hasta un gran sabio.

Etiquetas:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

5 × 2 =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.