No hay cosas, sólo palabras. Las Palabras Divinas de la Creación.

Las palabras se desordenan y ya no entendemos su significado. Sólo entonces se vuelven cosas. Palabras en exilio.

Si es así, su redención radica en la historia que contamos con ellas. Reorganizando el ruido en significado, redefiniendo lo que es real, y viviendo la vida en consecuencia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

dos × 4 =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.