El Séptimo día de Pesaj es el día en que el pueblo judío, luego de salir de Egipto, cruzó el Mar de Juncos, terminando así el pasaje de la esclavitud hacia la libertad.

Ahora bien, los midrashím nos cuentan que, en realidad, el pueblo salió del mar del mismo lado en que entró. De aquí podemos deducir que la apertura del Mar no significó un paso más en el avance del pueblo judío escapándose de Egipto, porque de ser así, ¡deberían haber salido del otro lado!

Como muchas veces explicamos, la filosofía jasídica extrae de cada evento, de cada ley de la Torá, de cada ocurrencia de la vida, una enseñanza práctica para el servicio a Di-s de todas las personas, revelando el aspecto de Torá de Vida, es decir, no sólo un relato, sino una enseñanza para la vida cotidiana.

Más aún, Rav Sadia Gaón (892-942) escribió que "nuestro pueblo no es un pueblo excepto en su Torá", es decir que la Torá hace al pueblo judío, por lo que una enseñanza de la Torá no es más ni menos que la esencia propia del pueblo judío.

La apertura del Mar simboliza la revelación de lo oculto. Así como la tierra seca, que siempre se encuentra bajo las aguas del mar, se revelaron al abrirse las mismas, de la misma manera, el Séptimo día de Pesaj es un día cargado con la fuerza de revelar lo oculto.

A nivel personal, esto significa la revelación de nuestra propia esencia, nuestra neshamá - alma, que se encuentra oculta tras el cuerpo. Este es el verdadero significado de la libertad, cuando la persona logra deshacerse de todo aquello que lo ata y lo limita a ser de una u otra manera, diferente de lo que su esencia dicta. En otras palabras, libertad significada poder expresar lo que uno es. Ese ser judío interno y profundo que todos tenemos, dejarlo aflorar y revelarse.

A nivel colectivo, la apertura del Mar simboliza la revelación de Di-s, que está oculto tras la naturaleza, pero que se encuentra en cada piedra, en cada planta, en cada animal, en cada ser humano.

El Séptimo día de Pesaj, entonces, es el día que contiene, con más fuerza y poder, la energía del Mashíaj, que se revele pronto en nuestros días.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

16 − doce =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.