Si tu estuvieses ahí y los Romanos o los Babilonios estuviesen a punto de destruir Ierushaláim, y tú tienes el poder de hacer algo al respecto, ¿te sentarías a llorar y estar de duelo, o darías vuelta el mundo?

Entonces, ¿qué te está deteniendo? ¡Da vuelta el mundo hoy!

Etiquetas:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

tres × 5 =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.